Blog Oír Mejor

4 Efectos de la Pérdida Auditiva

Published06-03-2019
Last updated07-03-2019

Tener una pérdida de audición es una cosa. ¿Pero sabías que hay diferentes efectos producto de esta que no tienen que ver con la audición?
Si retrasas el tratamiento de la pérdida auditiva, podría afectar tu salud física, mental y bienestar social. Pero si la tratas en una etapa temprana, puedes reducir las posibilidades de que ocurran estas consecuencias. 

Pérdida auditiva y función cerebral reducida

El oído recoge y transmite los sonidos que nos rodean. Pero es el cerebro el que procesa las señales y les da significado.

Con la pérdida de audición, el cerebro recibe menos sonidos y "olvida" qué hacer con ellos. En los últimos años, los investigadores han descubierto que cuando se produce una pérdida de audición, las áreas del cerebro que tienen que ver con los otros sentidos toman las áreas del cerebro que normalmente procesan la audición. Esto se llama reorganización cortical intermodal. Esencialmente, el cerebro intenta compensar la pérdida de la audición al volver a cablear sus conexiones. Y esto puede tener un efecto serio en la cognición.
Cuando se reduce la capacidad del cerebro para procesar el sonido, también afecta la capacidad de comprender el habla. E incluso con una pérdida auditiva leve, las áreas auditivas del cerebro se debilitan. Con áreas de audición más débiles, las áreas que son necesarias para un pensamiento de alto nivel compensarán estas áreas. Así que reemplazan y se hacen cargo de la audición en lugar de hacer su trabajo principal.
La buena noticia es que puedes hacer algo al respecto. La investigación ha indicado que los audífonos pueden ayudar a prevenir o retardar el deterioro de las funciones cerebrales.

La pérdida de audición y la enfermedad de Alzheimer

Una consecuencia de la pérdida de audición no tratada puede reducir la función cerebral. Esto puede estimular condiciones como la enfermedad de Alzheimer y la demencia. En el Departamento de Medicina de la Universidad de Washington, un estudio de 100 casos de pacientes con Alzheimer encontró que el 83% tenía una pérdida auditiva.
Una vez que a estos pacientes se les colocaron audífonos, el 33% se clasificó con demencia menos grave que el Alzheimer. Según el Centro Fischer para la Investigación del Alzheimer, muchos de los síntomas del Alzheimer pueden ser causados indirectamente por la pérdida de audición. Pero los audífonos pueden ayudar a prevenir o retrasar la demencia y, como lo demuestra la investigación anterior, pueden reducir el impacto de la demencia.

Pérdida de audición y depresión

En Estados Unidos, el Consejo Nacional sobre el Envejecimiento realizó un estudio a gran escala sobre las consecuencias de la pérdida auditiva no tratada. El estudio descubrió que las personas con pérdida auditiva que no usaban audífonos tenían casi el doble de probabilidades de experimentar depresión que las que si la trataban. Este suele ser el resultado de la deprivación y el aislamiento social porque es muy difícil tener una pérdida auditiva.
El estudio apoya que el uso de audífonos reduce la probabilidad de depresión, tristeza, ansiedad o paranoia. Además de esto, un estudio de 2017 sugiere que la depresión por pérdida de audición también podría aliviarse con el apoyo y la comprensión de amigos y familiares. Por lo tanto, las personas con pérdida auditiva pueden beneficiarse teniendo una red de personas con las que se sientan cómodos al conversar sobre sus problemas.

Pérdida de audición, caídas y sus consecuencias.

Con una pérdida auditiva no tratada, también aumenta el riesgo de caídas, simplemente porque disminuye la conciencia de lo que te rodea. Las caídas son responsables de una serie de lesiones como fracturas óseas o lesiones en el cerebro, principalmente para la población de más de 65 años.

Al revés: enfermedades que pueden causar pérdida de audición

Diabetes Tipo 2 

Las personas con diabetes tienen más del doble de probabilidades de sufrir una pérdida auditiva que las personas sin diabetes. La diabetes causa esclerosis de las arterias y engrosamiento de los pequeños vasos sanguíneos. Esto afecta el flujo de sangre al oído interno. La disminución en el flujo de oxígeno puede eventualmente resultar en una pérdida auditiva. Las personas con diabetes deben hacer chequeos rutinarios para eliminar tener la pérdida auditiva a raya. 

El cáncer también puede causar pérdida de audición indirectamente

Esto debido a la quimioterapia. Uno de los efectos secundarios más ocultos de la quimioterapia es la ototoxicidad o daños tóxicos en el oído interno, una condición que causa pérdida de la audición. Según el Centro de Cáncer de la Universidad de Arizona, “la pérdida de audición se ha convertido en uno de los efectos secundarios más prevalentes de la terapia moderna contra el cáncer. De hecho, la pérdida de audición se encuentra entre los efectos secundarios menos denunciados, pero potencialmente devastadores, que sufren muchos pacientes de quimioterapia ".

Hipertensión

La presión arterial alta también puede provocar una pérdida auditiva.
Un estudio de Grant Medical College en Mumbai encontró que si su presión arterial es alta, puede dañar sus vasos sanguíneos, incluidos los de su oído. Esto lleva a una acumulación de placa grasa, que afecta su audición. Por lo tanto, es importante recibir tratamiento para la presión arterial alta antes de que se produzcan daños en su audición.

¿Tienes alguna de estas condiciones?

Es posible que no afecte su audición en absoluto, pero es gratis realizar una prueba de audición en línea. Si sospecha que tiene un problema auditivo debe visitar a un médico otorrinolaringólogo y realizar una audiometría. 

¿Ya tienes tu audiometría? 

Reserva tu hora en cualquiera de nuestros puntos de atención y realiza una prueba de audífonos gratis.